Imprima esta página

 

Departamento de Educación en la Fe




Tiene como intención y ha de responsabilizarse en ultimo termino, de la ejecución de una Pastoral que lleve a todos los miembros de la Institución educativa de los HSMI a vivir y testimoniar su ser de bautizados, su compromiso cristiano. “La escuela católica por fidelidad a la misión recibida de Cristo en la Iglesia, debe asumir una clara identificación evangelizadora, es decir, la dedicación a una definida acción pastoral-educativa cuyo fundamento es el Señor. El cumplimiento de esta misión exige, de parte de la escuela católica, una incesante predisposición a mejorar tanto la calidad pedagógica como la profundidad del testimonio evangelizador. El resultado será la síntesis entre fe y cultura, entre fe y vida”. (Educación y proyecto de vida 3,157. Equipo Episcopal de Catequesis). Además de alimentar nuestra identidad Católica y a la vez, de pertenecer a la Obra de los Hijos de Santa Maria Inmaculada haciendo los cuatro colegios de la delegación, un fuerte trabajo de Comunión en el carisma y de participación en las actividades Diocesanas en que sea posible la participación del ámbito educativo en todas sus instancias: Alumnos, Docentes, Personal todo, Familias.


El religioso en la pastoral del Colegio.

Es el Sacerdote o religioso responsable del área Pastoral, de lo que hace a la Evangelización objetiva, o sea el Proyecto Evangelizador de la Escuela, y a la evangelización subjetiva: su testimonio de vida y el de los restantes miembros de toda la Institución.

A partir de su ministerio, el religioso sacerdote será quien:

  1. Anime el crecimiento de toda la comunidad educativa participando del equipo de conducción.
  2. Custodie y anime, para que se lleve a cabo el Proyecto Educativo Congregacional.
  3.  Atienda con especial atención, la dirección espiritual de la Comunidad Educativa, en los procesos vocacionales y confesión frecuente de los niños/as y jóvenes, como así también del Personal de la Institución.
  4. Anime las celebraciones litúrgicas y momentos de oración.
  5. Armonice y articule las actividades parroquiales y escolares para que haya interacción entre las mismas.
  6. Proponga y supervise la actividad del DEF manteniendo un fluido diálogo con el coordinador de catequesis quien hará pasar por su aprobación toda decisión importante, así como todo proyecto o actividad fuera de lo cotidianamente áulico.

Perfil del coordinador de la catequesis.

Colaborador inmediato del Asesor de Pastoral, responsable del D.E.F y su coordinación. Ha de testimoniar con su vida la fe que profesa y estar preparado con profundidad en lo que hace a lo espiritual personal, a la labor catequística, al carisma propio de la Obra de los Hijos de Santa Maria Inmaculada y a sus lineamientos en lo que hace a la educación y pastoral, y a lo humano y pedagógico.

A partir de esto, el coordinador de catequesis será quien:

  1. Coordine la propuesta catequística de los integrantes de su área a partir de las directrices del Asesor de Pastoral y del perfil que caracteriza a esta Institución.
  2. Planifique junto a los catequistas la tarea áulica del área.
  3. Evalué el logro del mensaje propuesto y a sus agentes, dialogando con ellos y comunicándolo a los directivos.
  4. Transmita y acompañe el Mensaje Evangélico y el espíritu Congregacional, incluyendo la figura del P. José Frassinetti en las distintas áreas.
  5. Promueve y coordine actividades extra áulicas que incluyan toda la escuela, buscando la inserción de las familias.
  6. Trabaje en comunión con Centro de Ex alumnos y Comisión de Padres si las hubiese, en las actividades que estas realicen, testimoniando el servicio pastoral y aprovechando toda instancia de evangelización de estos espacios.
  7. Esté al servicio de todos los miembros de la comunidad escolar, para que puedan disponer de medios que los ayuden a crecer en la vida espiritual.
  8. Organice las actividades litúrgicas y pastorales de común acuerdo con el Asesor Espiritual.

Perfil del Catequista.

Será un docente destacado en el hecho de ayudar a descubrir la Buena Noticia de la Salvación, fiel al magisterio de la Iglesia y a la tradición, contagiando su fe primeramente con su testimonio de vida.

Que el Catequista:

  1. Eduque en la fe a los alumnos a partir de su propio compromiso con el Señor y su mensaje evangélico, con la Iglesia, y con los lineamientos de nuestra Institución.
  2. Se comprometa con la pastoral del Colegio, mas allá de lo áulico abriendo su horizonte y el de sus alumnos hacia una dimensión misionera a partir de la experiencia del Amor de Dios manifestado en Cristo.
  3. Sea creativo para mostrar el Misterio de la Verdad Revelada y para que sus alumnos “busquen por encima de todo la caridad”.

Perfil de la Familia.

Los Colegios esperan de las familias que se integren a la Comunidad educativa:

  1. Haber asumido que el núcleo familiar es el principal y primer agente formador de los hijos e hijas y que el Colegio co-ayuda en esta tarea, obligándolas a evaluar permanentemente la coherencia entre lo que el Colegio ofrece como Proyecto Educativo y la concepción formativa con la que se identifican.
  2. Conocer y vivir la Espiritualidad Frassinettiana, demostrando compromiso con los principios educativos del Colegio y con la tarea de formar espiritual, afectiva e intelectualmente a sus hijos e hijas.
  3. Conocer el Proyecto Educativo, modelo en el cual serán educados sus hijos, comprometiéndose y participando de él como primeros educadores, compartiéndolo en todos sus aspectos y colaborando en la consecución de los objetivos institucionales, que permitan alcanzar una educación de calidad para sus hijos e hijas.
  4. Potenciar en los hijos e hijas el desarrollo de los valores del Amor, la Justicia, la Solidaridad, la Verdad, el Respeto y la Responsabilidad, con el propósito de que estos valores rectores, les permitan ser agentes de cambio de la sociedad, contribuyendo así a la construcción de un mundo donde se realice el Plan de Dios.
  5. Participar con alegría y esperanza, como familia y miembros de una comunidad educativa, en las distintas instancias académicas y formativas que ofrece el Colegio, con disposición para recibir ayuda, que les permita cada vez realizarse como mejores padres, promoviendo una línea común entre el Colegio y el hogar.